Ruth Beitia, la mejor atleta española de la historia, oro olímpico

En una final afrontada con una placidez desarmante. Ruth Beitia, la mejor atleta española de la historia consigue en lo Juegos Olímpicos de Río la medalla de oro. Culminando así de manera fantástica una carrera de dos décadas. Ruth Beitia está sentada en el suelo con la espalda apoyada en un banco. Está con un par de amigas con las que charla y se ríe a carcajadas. El resto del mundo no existe.

Beitia

Beitia

Aunque no lo parezca, Ruth Beitia está ganando una final olímpica en un estadio sin llama en Brasil. A su alrededor, sus rivales sufren, lloran calman su ansiedad de manera diferente. Buscan en sus entrenadores un consejo mágico que le haga poder con un listón con gran tendencia a caerse en cuanto brincan delante de él.

Sólo Beitia, con 37 años con su mente plácida de no tener cuentas pendientes con nadie, está por encima de la situación. Ni en una ocasión antes de un salto fue hacia las gradas de los técnicos y las familias a pedir consejo. todo estaba disfrutando. Solo importa eso.

Solo Beitia gana un concurso ideal. La cántabra es la única que pasa a la primera las tras alturas que diezman al grupo inicial de 17 en un plisplás. Después del 1,88m pasan todas, pero tocadas. Luego 1,93, faltan cinco, sólo la española sin mancha.

Beitia sale la primera de todas en la siguiente altura. 1,97m. Ruth se levanta, se coloca en su marca y sonríe segura mientras los jueces elevan el listón. Después de saltarlo, se levanta las gafas y se dirige a su entrenador. Buscarán el oro saltando los 2m.

Beitia falla los tres intentos en los dos metros, pero cree firmemente que no los necesitará. Desde la colchoneta se despide de estadio como lo que es, una campeona. Demireva falla su tercer intento, y ya es bronce. Cuando el tercer nulo de Vlasic llega, no para de gritar. Cuando Lowe tira la toalla, es la locura, Ruth descalza abraza a su entrenador, los dos con lágrimas en los ojos. Es el entrenador de una campeona olímpica.

El anhelo de todo deportista, un titular que le proclame campeón olímpico, ya no es un sueño loco de Ruth Beitia. Al final de una carrera inacabable lo ha alcanzado. La mejor atleta española de la historia consiguió su 14ª medalla en una competición internacional. El oro más valioso, el trofeo que le faltaba en la colección. La primera campeona olímpica del atletismo español.

Esta entrada fue publicada en Deportes. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.