Kerber, reina en Nueva York

Sabía de antemano Angelique Kerber que, ocurriera lo que ocurriera en la final frente a Karolina Pliskova, será a partir del día siguiente número 1 mundial. Apenas se relajó un ápice, porque entre otras cosas no se lo permite su propia doctrina. Kerber lo demostró un día más, y ya van unos pocos este año. Que si a partir de ahora tendrá el bastón de mando es porque sencillamente lo merece. Venció a Pliskova por 2-1 en 2 h y 7 min. Con este triunfo da más lustre a un curso dorado, en el que definitivamente ha terminado con el mandato de la hegemónica Serena Williams.

Kerber

Kerber

Kerber ganó el primer grande anual, ne Melbourne. Y se fue laureada de Nueva York, con la parada intermedia de la final de Wimbledon. En 2016 ha sido la mejor, ha ganado más partidos que nadie y ha encontrado premio a su dedicación, máxima en su caso. Porque si algo distingue a la alemana es su constancia. De ahí que en su país tracen el símil con Rafael Nadal, zurdo como ella, estajanovista y espartano como la de Bremen. Esta profesional como la copa de un pino, trabajado a base de horas de sacrificio, ha alcanzado el punto óptimo par mandar.

Llega su reinado a los 28 años, la edad más elevada de acceso al número uno en el circuito femenino. Le precedía Jennifer Capriati con 25 años y siete meses. Releva a Serena Williams, cuyo registro no tiene nada que ver con el de ella. Si la norteamericana es el espectáculo, la exuberancia, un juego agresivo muy pasional. Kerber contrapone frialdad y racionalismo, poco adorno y nada de excesos. Su manera de desenvolverse sobre la pista es la síntesis perfecta de la nueva gobernanta. Que se redimió en Nueva York pese a perder las finales de Wimbledon, Río y Cincinnati.

Para elevar su segundo major, la alemana sudó de lo lindo. Existían dos vías para coronarse. Con una derrota en una gran final, borrón al fin y al cabo para toda ganadora que se precie. O bien por la puerta grande, trofeo en mano e instantánea para la eternidad. Kerber, pragmatismo en estado puro, únicamente contemplaba la primera opción. Evidentemente.

Esta entrada fue publicada en Deportes y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.