Andy Murray, maestro y rey I

Lo que a priori era el no va más, la primera ves en la historia que los dos mejores tenistas se jugaban el trono en el último partido de la temporada. El partido de los partidos, quedó reducido a algo mucho más simple. Visto lo visto en Londres, no hay mejor jugador que Andy Murray. El escocés batió con holgura a Novak Djokovic y certificó su condición de número uno del circuito. Una condecoración acompañada por su primer título de la Copa de Maestros, después de seis intentos. En el choque del todo o nada, Andy Murray se exhibió y puso el sello a una temporada de ensueño.

Murray

Murray

Murray cerró 2016 en lo más alto, con una secuencia de 24 triunfos consecutivos y consolidó su reinado. No hizo nada más que corroborar lo que ha ido construyendo a lo largo de todo esta temporada, en el que ha alzado nueve títulos y por fin se ha quitado ese estigma de perdedor. Ahora después de una ascensión esculpida a base de trabajo, trabajo y más trabajo, observa a los tres desde arriba. Actualmente nadie es mejor que él, el que gana sobre tierra, hierba o pista rápida. Tácticamente perfecto. Es el jugador número 17 que logra finalizar en la cima.

Murray ha realizado un año perfecto y aun así ha obtenido el número 1 en el último partido. Sera muy difícil conservarlo el próximo año. Necesitará trabajar mucho porque Novak volverá más fuerte que nunca. El escocés dispone de una renta de 630 puntos sobre el balcánico. Su registro indica 12.685, por los 11.780 de Nole. A la primera cifra se debe restar los 275 que perderá al no disputar la final de la Copa Davis que ganó hace ahora un año.

Ciertamente no se exhibió un gran espectáculo, pero el cruce entre Djokovic y Murray era el duelo deseado, lo más beneficioso para todo el mundo. Para empezar, para la ATP, rectora del tenis masculino mundial. el binomio formado por el serbio y el escocés es el mejor filón una vez que se va disipando la gloriosa rivalidad entre Nadal y Federer. También para el aficionado, que contempla el cambio de generación y no sabe si mirar hacia adelante o hacia atrás. También para los dos protagonistas, el británico estaba ante la posibilidad de demostrar que su reinado no es pasajero. El de Belgrado tenía la opción de recuperar el crédito después de una oscura segunda mitad de temporada.

Esta entrada fue publicada en Deportes y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *